sábado, 27 de agosto de 2016

SIRVIENDO AL NECESITADO - Claude Houde

Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Quién dicen los hombres que soy yo?" (Ver Marcos 8:27). Esta pregunta está fresca y es sumamente importante hoy. ¿Qué piensa nuestro mundo secular? ¿Cuál es la percepción que tienen de la iglesia en el mundo moderno?
Por favor, permíteme decir esto lo más claro que pueda, con amabilidad y franqueza, hablando la verdad en amor. Mis viajes por el mundo me han permitido conocer a miles de líderes y estoy en contacto directo con sus iglesias. A menudo tengo miedo de ver que la iglesia moderna está deslizándose suave e inexorablemente hacia una dulce locura. Estimado lector, hay muchas definiciones de locura, siendo una de las más pertinentes: "seguir haciendo lo mismo de la misma manera una y otra vez y esperar un resultado diferente." ¡Eso es una locura!
¡Más del 90 por ciento de las iglesias norteamericanas no han tenido un crecimiento significativo en 20 años, pero no vemos ninguna necesidad de cambiar nada!
Estimado lector, Abraham, el padre de la fe, liberó a los cautivos, luchó por los pobres, consruyó pozos y alimentó a los hambrientos. Cientos de deslumbrantes promesas, duras advertencias y claros mandamientos desde el Génesis hasta Apocalipsis nos motivan, llaman y desafían a servir a los necesitados. Los profetas y patriarcas en las Escrituras enseñan y dan un ejemplo de la generosidad. La historia de la iglesia brilla más cuando ésta se dedica a la defensa de los oprimidos, y camina en su verdadera vocación y propósito. El Hijo de Dios encarnó todas las intenciones y deseos eternos, inmutables y divinos de la Trinidad cuando vino a vivir entre los más pobres, alimentó a las multitudes hambrientas, y sanó todo tipo de enfermedad y sufrimiento.

Claude Houde es el pastor principal de la Iglesia de la Nueva Vida (Eglise Nouvelle Vie) en Montreal, Canadá; y es un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo. Bajo su liderazgo la Iglesia de la Nueva Vida se ha incrementado de ser un puñado de personas, a más de 3500 miembros, en una parte de Canadá donde pocas iglesias protestantes han alcanzado éxito.

viernes, 26 de agosto de 2016

¿SOMOS REALMENTE UNO?

La verdad es que, a veces maltratamos a otros. Nos separamos de un hermano o hermana; dañamos y herimos a alguien; podemos malinterpretar fácilmente a otros, y creemos que es "algo sólo entre Dios y yo". Así que lo confesamos al Señor y nos arrepentimos, y luego seguimos nuestro camino, pensando que todo está bien. Sin embargo, nunca nos detenemos a reflexionar sobre cómo en el proceso, no solo herimos a un hermano, sino que hemos herido al Señor. De hecho, lo hicimos a todo el Cuerpo de Cristo, porque si uno se duele, todos se duelen.
Aquí está la revelación que se nos da: "¡Pertenezco al Cuerpo de Cristo! Y lo mismo ocurre con mi hermano y mi hermana. Todos somos uno, porque todos estamos conectados a la cabeza".
Les presento el mismo mensaje que Pablo entregó a sus hermanos.
“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros” (Filipenses 2:3–4).
“Ruego a [ustedes], que sean de un mismo sentir en el Señor” (Filipenses 4:2).
Así es como Pablo lo resume todo. De hecho, así es como la misericordia es vivida en su totalidad:
“Porque habéis llegado a sernos muy queridos.” (1 Tesalonicenses 2:8).
Te pregunto: ¿Te son queridos todos tus hermanos y hermanas en Cristo? Así como la vida fluye de su cabeza hacia nosotros, los miembros de su Cuerpo, comenzamos a amarnos no sólo entre nosotros, sino incluso a nuestros enemigos.
“¡Señor, que seamos misericordiosos, como tú has sido misericordioso con nosotros!

jueves, 25 de agosto de 2016

EL EJEMPLO DE LA IGLESIA

En este momento, el mundo necesita un ejemplo vivo de la misericordia de Cristo. Las tensiones son mayores que nunca. En Europa y Estados Unidos, la tensión racial está barriendo a través de la sociedad e incluso introduciéndose en las iglesias.
No te engañes pensando que un gobierno puede hacerse cargo de estos problemas. La costosa misericordia que se necesita en todo el mundo sólo puede provenir de aquellos que han probado y han recibido tal misericordia para sí. Y ese es el llamado de la Iglesia de Jesucristo. Hemos de ofrecer una misericordia en donde hay que sacrificarse uno mismo por el bien de un hermano o hermana, y como Jesús demostró, incluso por un enemigo.
DETÉNTE Y CONFRONTA
Te exhorto a detenerte aquí y hacer frente a esta verdad. No vayas más lejos en tu vida o ministerio, detén todos tus planes y buenas obras, hasta confrontar todo lo que implica de ser un miembro del Cuerpo de Cristo. El Señor declara de su Iglesia: "Esta es mi perla de gran precio, la novia de mi Hijo." ¡Piensa en lo milagroso que es esto! Piensa, también, en el gran llamado de este cuerpo a mostrar misericordia a un mundo que no la tiene.
En pocas palabras, la misericordia mira más allá de las fallas y fracasos, y más allá de la auto justificación. Si verdaderamente creemos que herimos a Cristo personalmente cada vez que herimos a un hermano o hermana - que lo que decimos y hacemos contra un solo miembro de su cuerpo es, como dijo Jesús, "contra mí" (Ver Lucas 11:23) - trabajaríamos día y noche para que todo esté bien, y no nos detendríamos hasta quedar limpios de todo.

miércoles, 24 de agosto de 2016

UNA DOLOROSA REALIDAD

Imagina la angustia de Saulo cuando Cristo lo enfrentó cerca de Damasco con una realidad dolorosa. El Señor le dijo a Saulo: "Yo soy Jesús, a quien tú persigues" (Ver Hechos 9:4-5). Saulo había pensado que estaba tratando simplemente con personas, haciendo el trabajo de Dios para erradicar a los herejes judíos.
Saulo fue sacudido con la verdad: "Jesús tiene un cuerpo espiritual. Él es la cabeza y su cuerpo, es decir, sus hijos aquí en la tierra, están conectados a la cabeza. Es un solo cuerpo, formado por los creyentes que son carne de su carne, y cualquier persona que esté contra uno de ellos está en realidad contra él".
CAUSANDO DOLOR A JESUS
Cada "persona de Jesús" a quien Saulo había perseguido y encarcelado - todo lo que había dicho y hecho en contra de ellos - Cristo mismo lo había sentido en forma personal. La confrontación de Saulo con esta verdad cambió su vida.
Luego, como apóstol Pablo, fue creciendo para comprender cuan profundamente Dios ama a su Iglesia. Llegó a ver que, a los ojos del Señor, la Iglesia era una perla costosa. También era una novia sin mancha para su Hijo, un cuerpo corporativo e invisible, formado por sus hijos de toda raza y nación de la tierra, comprados por su sangre.
UNA IMPORTANTE VERDAD
Estoy convencido de que no tomamos esta verdad tan seriamente como deberíamos. Una comprensión total significaría el fin de todos los resentimientos en la Iglesia…el fin de toda amargura...el fin de todo prejuicio, competencia carnal, orgullo, chisme y división.
“Para que no haya desavenencia [división o discordia] en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros (1 Corintios 12:25).

martes, 23 de agosto de 2016

EL PODER DE LA MISERICORDIA

La misericordia de Dios tiene un poder increíble para liberar. Su misericordia ha roto las cadenas de todas las adicciones, trasladando multitudes desde el reino de Satanás al reino de Cristo.
Hubo un tiempo, en el que millones en todo el mundo estaban bajo la influencia de las drogas, en que Satanás pensó que había prevalecido. De hecho, se corrió la voz por todo el mundo de que una vez que el diablo te ataba, estabas irremediablemente atado para siempre.
Sin embargo, en cada generación, Dios envía su Espíritu Santo a los caminos y senderos.
• Su misericordia llega directamente al centro del territorio de Satanás: a los barrios pobres de la ciudad, a los fumaderos de crack, y a los tejados en donde los adictos caen en estupor.
• Su misericordia ha brillado sobre los más débiles, los más destruidos por las drogas, y los desechados por la sociedad como casos irremediablemente perdidos.
NO ES UN CASO PERDIDO PARA SIEMPRE
El primer adicto a la heroína en ser salvo y liberado a través del ministerio de Teen Challenge (Desafío Juvenil) fue Sonny Arguinzoni. Sonny ahora sirve al Señor como obispo a más de 600 iglesias en todo el mundo que están formadas por ex adictos. Nicky Cruz, el famoso ex pandillero y graduado de Teen Challenge, ha predicado el Evangelio de la misericordia a millones de personas alrededor del mundo, y multitudes han sido liberadas.
NO MÁS ABANDONADOS
El mundo entero debiese levantarse y dar gracias a Dios por su liberación salvadora, por la restauración de aquellos que una vez estaban perdidos y abandonados por la humanidad.
Al menos, la sociedad debiese dar gracias a Dios por salvar a los padres borrachos y reunirlos con sus esposas e hijos.
"Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira, y grande en misericordia". (Salmo 103:8).

lunes, 22 de agosto de 2016

LOS PLANES DEL SEÑOR - Gary Wilkerson

A menudo, cuando Dios le dice a los cristianos que tiene grandes planes para ellos, éstos responden: “Oh, no sé, Señor”. Pero cuando Satanás viene a ellos y dice: "Voy a destruirte", piensan: “Sí, eso podría ser verdad”.
¿A QUIÉN LE CREES?
Creemos en las mentiras del enemigo casi más de lo que creemos en las verdades de Dios. Pero debemos llegar al lugar en el que digamos: “No, Dios tiene un llamado para mi vida y un plan superior. Voy a permanecer firme, resuelto e inamovible, por la gracia de Dios y mediante su poder que obra poderosamente en mí, como dice Pablo" (Ver Colosenses 1:29).
No permaneces firme por alguna fuerza o poder, sino por su Espíritu… ¡porque su Espíritu vive dentro de ti! Puedes ser un cristiano que posee audacia y confianza, que cree la verdad sobre sí mismo y sobre los demás, pero sobre todo acerca de Dios y lo que Él ha planeado para ti.
AL BORDE DEL PRECIPICIO
Puede que hoy te sientas como que estás siendo empujado hacia el borde de un precipicio, a punto de caer, con los nervios de punta y sientes que estás a punto de tocar fondo. Y además hay otras cosas: tu matrimonio, tu vida emocional, las presiones en el trabajo, una adicción. Sientes ganas de llorar: “Dios, ¿hay alguna manera de salir de esto?"
Tu gran pregunta es: "¿Cómo llego hasta el punto de confianza y fe al que necesito llegar?"
LA RESPUESTA
La Palabra de Dios tiene la respuesta y aquí hay una escritura a la que te puedes aferrar:
"Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza". (Jeremías 29:11, NTV).

sábado, 20 de agosto de 2016

DESDE EL CIELO AL VALLE - Nicky Cruz

Jesús eligió ser un niño del valle. Antes de venir a la tierra Él vivía en gloria aun mayor de lo que puedas imaginar. El Hijo del Rey del universo. Sentado a la diestra de Dios. Él es Dios. Y sin embargo, escogió a abandonar su trono y entrar en el mundo de los valles. Eligió vivir entre aquellos sin esperanza y perdidos de la creación. Se humilló a sí mismo, se negó a sí mismo, se vació a si mismo por causa de nosotros. Y fue a la cruz en vergüenza para crear un puente entre el valle y la cima de la montaña.
El valle es un lugar frío y cruel para vivir. Está definido por la ceguera, la sequía y el hambre. Puedes sentir el rechazo, el dolor, la inseguridad, el temor y la confusión. Puedes oler la desesperación y el dolor. Puedes sentir la angustia y la tristeza. Y el valle no tiene nada que ver con los ingresos o la condición social. Es un estado del corazón. Es cualquier lugar alejado del conocimiento y confianza en Dios.
Jesús vino al valle para traer esperanza, amor y compasión, para traer vista a los ciegos y para mostrar una salida. Él vino a traer nueva vida a los que estaban muertos. Él fue al valle porque allí es donde vivían las personas perdidas. Y, sin embargo, a veces, aquellos a los que él ha hecho libres nunca se toman el tiempo de mirar hacia atrás. Nunca hacen un esfuerzo por regresar al valle para ayudar a otros a encontrar la salida. Nunca van al valle de la deseperación para llevar esperanza.
"Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lucas 19:10, NVI).

Nicky Cruz, evangelista internacionalmente conocido y prolífico autor, se volvió a Jesucristo de una vida de violencia y crimen después de encontrarse con David Wilkerson en la ciudad de Nueva York en 1958 La historia de su dramática conversión fue contada por primera vez en el libro “La Cruz y el Puñal” escrito por David Wilkerson y más tarde en su propio best seller “Corre, Nicky, Corre”.